Los radiadores son de vital importancia para el buen funcionamiento del motor de cualquier auto. Mantenerlo en buen estado te ayudará a ahorrar dinero y alargar su vida útil.

La función básica de un radiador es evitar el calentamiento del motor y asegurar que el auto dé su máximo rendimiento. Para asegurarnos de que esto sea así, se debe monitorear el líquido de manera rutinaria, así como el medidor de temperatura que se encuentra en el panel de los tacómetros.

Si muestra niveles altos después de mantener encendido el auto por unos minutos, significa que algo no anda bien con el radiador y necesita ser revisado por un profesional. Usualmente se recomienda mantener una mezcla entre agua y líquido refrigerante para optimizar el funcionamiento del radiador en estos casos.

Recuerda que lo mejor que puedes hacer es ir con un profesional que te riente y pueda decirte exactamente qué está pasando con tu auto. En Taller de Radiadores Guzmán tenemos más de 25 años de experiencia en la reparación y mantenimiento de radiadores, comunícate para una revisión.